Filosofía

El pan de masa madre es en su forma más básica agua y harina. Dos elementos que en un ambiente ideal se conjugan para crear vida y alimento. Ingredientes tan simples y tan nobles a la vez, que tratados con amor y respeto nos regalan un enorme valor tanto nutricional como gastronómico.

La magia está en las fermentaciones lentas y largas que transforman el pan en una medicina para el organismo, y son el reflejo de la importancia del tiempo y la paciencia. Cada día, desde que alimentamos nuestra masa hasta que horneamos el pan, nos involucramos de lleno en un ciclo que requiere todo el cariño y la atención, porque si cuidamos lo que trabajamos con nuestras propias manos, entendemos todo lo que hay detrás y valoramos mucho más el producto final.

“Un buen pan
solo necesita
3 ingredientes”

En Panina buscamos ir más allá, comprender la naturaleza y el cuerpo humano para aprovechar todos los beneficios que aporta esta elaboración milenaria y asimilar su sentido. Un buen pan se hace a partir de 3 elementos, mientras que uno industrial contiene entre 31 y 37 componentes.

Creemos que menos es más, siempre; y que lo más importante es crear una conexión profunda con cada cosa que hacemos, con cada detalle. El propósito es promover una forma de consumir, de hacer y de comer mucho más consciente a  todos los niveles, disfrutándolo al máximo.